fbpx

En esta sociedad donde campea la violencia, los accidentes de tránsito son el pan de cada día  y además donde el  abuso  físico  y las  violaciones son muy  frecuentes,  hay alta prevalencia en las personas que han padecido algún tipo de situación que pueda considerarse traumática ,la presencia de un síndrome llamado ESTRÉS POSTRAUMÁTICO,  que son un conjunto de signos y síntomas  que pueden llegar a ser incapacitantes , o alterar gravemente la conducta  , además de ocasionar cuadros de ansiedad , depresión o disociación.

Un desastre natural , una guerra, accidente ,  un asalto , violación , agresión física, estar presente el momento de la muerte de algún familiar o cualquier persona, incluso   una noticia fuerte en la televisión o periódico.

Hay casos masivos , famosos de estrés postraumático , por ejemplo las víctimas del 11 de septiembre, o la tragedia de Cromañón en Argentina , donde se incendió una discoteca con 194 muertos y 700  sobrevivientes , muchos de ellos todavía en tratamiento psicológico-psiquiátrico aún después de nueve años.

Entonces tenemos primero, un hecho traumático, seguido de  una evolución con tendencia a cronificarse y que se caracteriza por presentar reviviscencias del hecho, sea en pensamientos, recuerdos, imágenes , sueños, pesadillas,  aversión a recordarlo o molestia, irritabilidad , agresividad cuando esto ocurre, o los famosos “flash backs” en donde la persona pareciera realmente volver a vivir el suceso traumático.

  Evitación de lugares, personas , o cosas que recuerden al suceso traumático o bloqueo de una parte importante del mismo, como si nunca hubiera pasado. Puede haber cambios de ánimo , con insensibilidad, aplanamiento de la afectividad.

Hay sobresalto, dificultad del sueño , sentirse siempre alerta de forma exagerada ante posibles peligros, síntomas físicos diversos, como dolor de cabeza , abdominal, desmayo, agitación taquicardia , sudoración , temblor.    A veces la mente se disocia y la persona tiene episodios que no recuerda,  encuentra objetos en lugares que no recuerda haber colocado, o el mismo se encuentra en un lugar en donde no recuerda cómo llegó.

Vi un caso particular de un joven que luego de haber recibido una paliza comenzó con desmayo y con movimientos corporales similares a una convulsión generalizada. Fue ingresado , tratado como epiléptico , sin embargo los síntomas no remitían. Había en los síntomas una ansiedad flotante y temor a que el hecho vuelva a ocurrir.  Mejoró con tratamiento psiquiátrico psicofarmacológico y retiro de los medicamentos antiepilépticos.

Otro caso de una mujer de 45 años, ingresada con diagnóstico de posible pancreatitis  , a la cual visitamos por casualidad y que relata el asesinato que había observado hace una semana a raíz de lo cual comenzó con los síntomas abdominales y vómito.  Fue medicada con un antidepresivo y ansiolíticos , con mejoría notoria y dada de alta sin ningún tipo de dolor.  Pero aún después de un año de seguimiento ambulatorio persisten síntomas ansiosos.

Hay muchos casos , quizá menos llamativos en la sintomatología , de personas con cambios en la personalidad, crisis de angustia , depresión,  consumo de alcohol y otras drogas, en los que hubo un antes y un después del hecho traumático , y en donde se evidencia la gravedad de los síntomas y la importancia de tratarlos.

 Imagen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%d